JUEGOS PAOLA DAVILA

JUEGOS PAOLA DAVILA

300.00

Juegos

 

La Ciudad de México impone, entre otras cosas, trayectos muy largos de traslados en condiciones a veces llenas de brutalidad, así como una inadecuada calidad de vivienda para sus habitantes. Precisamente, desde esta posición incómoda, Paola Dávila resiste la hostilidad de la megalópolis y señala los parques de juegos construidos en espacios inapropiados por su emplazamiento, su inaccesibilidad y su falta de uso dejando ver lo fallido de las políticas estatales. Así, este trabajo se origina en el registro fotográfico de esos paisajes donde los juegos son su principal protagonista y lo problematiza formalizándolo en tres diferentes medios sin perder la impronta de la fotografía.

 

Paola Dávila, lejos de la deriva urbana situacionista, recorre la urbe profundizando su investigación, creando cuadernos de bitácoras, guía de semanas de recorridos en la Ciudad de México y su zona conurbada. El tapete, realizado con la colaboración del maestro Román Gutiérrez Ruíz, resulta el itinerario de una semana de estos recorridos y nos retorna a la complejidad de los trayectos impuestos por la urbe y la relación histórica panorama, geografía, mapa y libro de viaje; la serie de serigrafías contribuyen profundizando en los detalles de algunos puntos extremadamente complejos de estos recorridos, se trata de constelaciones tomadas de estas bitácoras. La serie de siligrafías es, de todo el conjunto, la que con mayor transparencia guarda un vínculo primigenio con la fotografía; por lo pronto se trata de esos juegos sustraídos de un paisaje que originalmente incluía más elementos, lo que vemos es la “realidad” tamizada por el ojo de la artista y eso es lo que permanecerá.

Add To Cart

Juegos

 

La Ciudad de México impone, entre otras cosas, trayectos muy largos de traslados en condiciones a veces llenas de brutalidad, así como una inadecuada calidad de vivienda para sus habitantes. Precisamente, desde esta posición incómoda, Paola Dávila resiste la hostilidad de la megalópolis y señala los parques de juegos construidos en espacios inapropiados por su emplazamiento, su inaccesibilidad y su falta de uso dejando ver lo fallido de las políticas estatales. Así, este trabajo se origina en el registro fotográfico de esos paisajes donde los juegos son su principal protagonista y lo problematiza formalizándolo en tres diferentes medios sin perder la impronta de la fotografía.

 

Paola Dávila, lejos de la deriva urbana situacionista, recorre la urbe profundizando su investigación, creando cuadernos de bitácoras, guía de semanas de recorridos en la Ciudad de México y su zona conurbada. El tapete, realizado con la colaboración del maestro Román Gutiérrez Ruíz, resulta el itinerario de una semana de estos recorridos y nos retorna a la complejidad de los trayectos impuestos por la urbe y la relación histórica panorama, geografía, mapa y libro de viaje; la serie de serigrafías contribuyen profundizando en los detalles de algunos puntos extremadamente complejos de estos recorridos, se trata de constelaciones tomadas de estas bitácoras. La serie de siligrafías es, de todo el conjunto, la que con mayor transparencia guarda un vínculo primigenio con la fotografía; por lo pronto se trata de esos juegos sustraídos de un paisaje que originalmente incluía más elementos, lo que vemos es la “realidad” tamizada por el ojo de la artista y eso es lo que permanecerá.